Skip to main content

Barcelona Green Deal: una guía completa

BCN Green Deal 2023

El Barcelona Green Deal es una ambiciosa iniciativa transformadora diseñada para reactivar y diversificar económica, social y ambientalmente la ciudad de Barcelona para el año 2030. La iniciativa gira en torno a la colaboración público-privada para multiplicar las perspectivas de crecimiento de la ciudad, manteniendo su apuesta por la competitividad, sostenibilidad y equidad. El Green Deal se basa en la premisa de utilizar los activos y desafíos existentes de Barcelona para impulsar el crecimiento, la innovación y la sostenibilidad, alentando a las partes interesadas locales e internacionales a invertir en la ciudad.

 

Retos a los que se enfrenta Barcelona

La ciudad de Barcelona se enfrenta a varios retos importantes, algunos de los cuales se han visto exacerbados por la pandemia de COVID-19. Estas incluyen:

  • Salud pública e impacto del COVID-19: La pandemia mundial ha afectado profundamente a la economía y la salud pública de Barcelona, planteando nuevos retos que requerían un plan de acción específico y un ajuste de estrategia.
  • Desaceleración económica: La ciudad se enfrenta a una desaceleración económica debido a la ralentización de la actividad, que amenaza la supervivencia del tejido productivo de la ciudad.
  • Pérdida de empleo: La pandemia ha provocado la pérdida de empleo de los residentes, afectando particularmente a los grupos más vulnerables y frágiles.
  • Brecha de Digitalización: Los bajos niveles de digitalización en algunos sectores han causado un impacto más significativo, al no tener alternativas a su actividad comercial habitual.
  • Impacto de marca: La crisis sanitaria ha tenido un impacto negativo en el prestigio de la marca Barcelona, especialmente en España.
  • Desafío de crecimiento sostenible: la ciudad se enfrenta el desafío crítico de garantizar que la expansión económica no se produzca a expensas de su lucha contra la desigualdad.
  • Amenaza del cambio climático: Barcelona debe responder a la crisis climática global animando a sus ciudadanos y empresas a adoptar comportamientos económicos y de consumo más respetuosos con el medio ambiente.
  • Preservación de la identidad y la cultura: la ciudad corre el riesgo de perder su identidad única debido a la globalización, la gentrificación y la aparición de modelos turísticos de bajo valor.
  • Mantenimiento del liderazgo digital: si bien Barcelona ha sido una capital digital, están surgiendo nuevos jugadores que plantean un desafío para el ecosistema digital de la ciudad.
  • Fortalecimiento del liderazgo internacional: a pesar de su sólida reputación, Barcelona se enfrenta al desafío de fortalecer su presencia internacional, lo que requiere mejoras en los rankings e indicadores globales.

 

Seis zonas de la ciudad en remodelación

La reactivación de la ciudad se centra principalmente en seis áreas urbanas clave que necesitan un mayor impulso:

  • Centro de la ciudad: El centro de Barcelona ha sido el eje económico y social de la vida de la ciudad. Este plan supone una estrategia para dinamizar la economía del centro para reactivar el dinamismo del barrio. Esto implica la creación de una economía dinámica y diversificada que pueda atraer trabajadores de toda el área metropolitana, al mismo tiempo que equilibra la presencia de visitantes. El Ayuntamiento tiene como objetivo reactivar la vida económica y social de Ciutat Vella y el Eixample, potenciando el comercio de proximidad y el turismo de calidad.
  • Puerto Olímpico: Barcelona tiene como objetivo convertir el Puerto olímpico en un espacio de barrio y gastronómico, de referencia para el sector náutico y la economía azul, viviendas para startups y centros de innovación.
  • 22@Nord: se refiere al plan para dar un nuevo impulso al distrito 22@, en concreto a la zona situada al norte de la Diagonal. Este proyecto implica desbloquear el desarrollo de más de un millón de metros cuadrados de suelo productivo, incorporar empresas tecnológicas y crear aproximadamente 60.000 puestos de trabajo. Este esfuerzo también incluirá los criterios de sostenibilidad actuales y responderá a los nuevos desafíos del espacio de trabajo en la era post-COVID. La ampliación norte del distrito 22@ buscará el equilibrio entre empresas consolidadas, startups, pymes y comercio de proximidad.
  • Eje Besòs: Se trata de un entorno eminentemente industrial que necesita un replanteamiento. El futuro del área pasa por convertirse en un corredor productivo estratégico para la ciudad, albergando actividades logísticas locales y relacionadas con el metabolismo de la ciudad. Nuevas actividades dinamizarán los polígonos industriales de la margen derecha del río Besòs, centrándose en la logística sostenible, la gestión de residuos y la industria 4.0.
  • Zona Franca y La Marina: Es el principal activo de suelo productivo de la ciudad, orientado principalmente al sector logístico. La transformación de esta zona generará una nueva centralidad urbana al sur de Montjuic, estratégicamente situada entre el puerto y el aeropuerto de Barcelona. Estas áreas forman la mayor reserva de suelo residencial, preparada para albergar alrededor de 11.000 viviendas y crear hasta 10.000 nuevos puestos de trabajo relacionados con la industria 4.0 y la sostenibilidad.
  • Montjuic y Fira: Montjuic es un parque metropolitano y un centro deportivo y cultural. El plan contempla el aprovechamiento de sus equipamientos culturales y deportivos y el fomento de actividades vinculadas a la economía del deporte. Se trata también de redefinir la relación de Montjuic con el resto de la ciudad y el espacio Ferial, disolviendo el carácter cerrado que ha tenido e introduciendo nuevos usos. La transformación de estos espacios pretende generar sinergias entre el deporte y la tecnología, al tiempo que amplía el recinto ferial de Gran Vía.

 

Conclusión

En conclusión, el Green Deal de Barcelona es un esfuerzo integral para reactivar, revitalizar y reimaginar las esferas económica, social y ambiental de Barcelona frente a desafíos multifacéticos, que van desde la desaceleración económica hasta el cambio climático. Al abordar estos problemas, el acuerdo construye una Barcelona ágil, sostenible y resistente que está preparada para el futuro.

 

Se identifican seis zonas clave de la ciudad como el corazón de la transformación, cada una de las cuales está destinada a una remodelación estratégica para fomentar el crecimiento económico, el dinamismo social y la sostenibilidad ambiental. Al convertir los desafíos en oportunidades, el Barcelona Green Deal espera no solo restaurar la vitalidad y el dinamismo de la ciudad, sino también transformarla en un modelo de resiliencia urbana y sostenibilidad, equilibrando el crecimiento con la preservación de su patrimonio cultural y el compromiso con la sostenibilidad.

 

Si bien el camino por delante es ciertamente arduo, con la dedicación de las entidades públicas y privadas, la pasión y la resiliencia de sus ciudadanos y el potencial inherente de la ciudad para la innovación y la creatividad, Barcelona está preparada para marcar el comienzo de una nueva era de crecimiento sostenible e inclusivo. Al final, el Barcelona Green Deal es más que un plan urbanístico; es un testimonio del espíritu de resiliencia de Barcelona, un modelo para un futuro sostenible y un llamado a la acción para ciudadanos, empresas y gobiernos por igual.

 

El éxito de esta iniciativa consolidará la posición de Barcelona como líder mundial en sostenibilidad y resiliencia urbana. En definitiva, el Barcelona Green Deal subraya la necesidad y viabilidad de un modelo de crecimiento que no solo sea económicamente sólido, sino también socialmente equitativo y ambientalmente responsable. Este esfuerzo pionero sirve de inspiración para otras ciudades del mundo que buscan equilibrar su recuperación económica con la sostenibilidad y la justicia social.